La icónica playera y los 60 años de Pumas

Este año, precisamente en el pasado 29 de agosto, los Pumas de la UNAM cumplieron 60 años de existencia como club de fútbol profesional en México; durante estos 60 años la historia de Pumas incluye siete campeonatos de liga, ser el formador de algunos de los mejores mexicanos en la historia como Hugo Sánchez, Jorge Campos, Manuel Negrete, entre otros y presumir una de las aficiones más fieles y “vivas” del fútbol mexicano. Pero, tal vez, la característica más representativa e inusual del club es su playera, ya que los colores del uniforme, azul, oro y blanco (ocasionalmente) hacen una combinación estéticamente bella y elegante y en conjunción con el escudo se forma una playera que es única en el mundo.

El escudo de Pumas empezó a formar parte de la playera un 20 de abril de 1974 cuando el diseño de Manuel “pajarito” Andrade fuera seleccionado para ser portado en el uniforme y desde entonces el puma ha estado siempre representando al equipo y se ha extendido hasta la universidad y sus otras disciplinas deportivas.

El escudo de la UNAM

El escudo de los Pumas UNAM

Sigue leyendo

Pumas sin semillas

En la filosofía y el modelo administrativo de Pumas se encuentra el ser un semillero de futbolistas mexicanos y que estos algún día puedan llegar a representar al país en la selección. Esto es una de las particularidades que hacen a la institución diferente a otros equipos pero una forma en que esto se puede medir es cada cuatro años, en los mundiales Pumas debería de tener en sus logros el poder decir que la selección cuenta con algún jugador formado en las inferiores de la universidad.

El mundial pasado en Sudáfrica los exponentes del trabajo realizado en la cantera fueron Pablo Barrera, Israel Castro, Hector Moreno, Efraín Juárez,( estos últimos dos fueron de los pocos de la primer selección Sub-17 campeona del mundo que lograron seguir su proceso en primera división y en la selección mayor) y el veterano Gerardo Torrado. Por lo cual la universidad podía jactarse de estar realizando un trabajo adecuado en las inferiores, teniendo a cinco canteranos en el mundial, aunque claro está que no fue tan bueno como en antaño cuando Pumas fue por muchos años la base de la selección.

Sigue leyendo

Pumas contra León, Torres sin cimientos

pumas leon

Foto propiedad de Goyo Puma

Crisis es lo que Pumas está padeciendo y cada uno de los jugadores tienen un rol significativo que la ocasiona, están los que tienen desconfianza en sus habilidades y pasan por mal momento (Efraín Velarde, Javier Cortés, Emilio Orrantia y Robín Ramírez) canteranos que no dan el estirón para consolidarse como titulares del primer equipo o que al serlo no han demostrado el por qué llegaron hasta ahí (Juan Carlos Van Rankin y José Antonio Nieto) los experimentados canteranos que claramente su ciclo en Pumas hace tiempo que ha terminado pero a falta de jóvenes promesas se mantienen en la institución (Marco Palacios, Luis Fuentes y Fernando Espinosa) dentro de estos jugadores también entraría Martin Bravo, que no es canterano y que juega como si ya no estuviera inspirado ni a gusto en el equipo universitario, hace varias temporadas dejó de ser la figura del equipo, pasando a ser uno más del montón para ahora ser intrascendente;  y finalmente están los que hacen esfuerzos individuales, los cuales no logran contagiar a los demás y acaban por salirse de su posición más efectiva (Ariel Nahuelpán, Darío Verón y algunas veces Luis García). En el caso del director técnico, las modificaciones tácticas siguen siendo las mismas, los técnicos rivales con ver un par de videos de Pumas pueden conocer “todas” las variables que Antonio Torres Servín hace, el clásico 4-4-2 es inmodificable, en los tiempos de Memo Vázquez Pumas mostraba gran dinámica cuando se formaban con línea de tres y dos carrileros, siendo así que el gol de Cortés en la final contra Monarcas cayó bajo esta formación. El mayor error de Servín es su falta de personalidad y de rápida decisión, hoy el técnico rival le dio una clase de qué debe hacer un técnico además de gritarles a sus jugadores que corran o que se acomoden en ciertos lugares, Gustavo Matosas en el primer tiempo al ver que su lado derecho estaba debilitado y los universitarios empezaban a crecer en confianza con el marcador favorable, realizó un cambio de jugadores sobre su banda derecha y así contuvo la amenaza universitaria y tomó las riendas del partido hasta el pitazo final.

León tuvo todo lo que Pumas careció: llegadas de peligro, toques constantes y seguidos, contragolpes rápidos y efectivos, y trabajo en las jugadas de táctica fija. De no haber sido por Alejandro Palacios y el capitán Darío Verón, los esmeraldas se hubieran llevado los tres puntos; así pues, tocando el tema del análisis individual son pocos quienes pueden ser rescatados, Luis García lo intenta basándose en su refinado toque pero es claro que la falta de ritmo lo hace jugar a una o hasta dos velocidades menos que compañeros y rivales; Nahuelpán padece lo mismo que García pero a la inversa, tiene un ritmo diferente al de todos, más acelerado, más dinámico, es el único que corre a presionar aún sabiendo que no puede ganar el balón y es el que intenta empezar las jugadas otorgando balones a sus compañeros; al parecer al Chispa Velarde le quedan estragos del desastre de la Copa Oro y se refleja en su baja de juego y desconfianza a la hora de defender como de ir al ataque; Cortés con su baja de juego como volante por derecha arrastra demasiado la pelota, tocando muy tarde o perdiéndola en plena salida y dejando mal parada a su defensa, como contención o de “diez”, como lo colocó los minutos finales Servín, deambuló por la media cancha arrastrando las piernas, al ver su falta de fondo físico surge la duda (como se menciono en una de las trasmisiones televisivas) de si tiene un problema de sobrepeso o hace un trabajo de gimnasio muy pesado con lo cual está sacrificando su velocidad para tener más fuerza y masa muscular.

Interesante y hasta curioso es el reciente vitoreo desde la tribuna que demanda a Hugo Sánchez para ocupar el banco de técnico; es una clara muestra de que alguien está orquestando la llegada del señor Sánchez a como dé lugar, sin embargo esto sólo es o será posible debido a la falta de memoria del aficionado. En un tiempo muy cercano Hugo Sánchez tuvo en Pachuca un equipo armado para ser campeón y con el cual nunca pudo otorgar una actuación más o menos decente, antes de eso en la selección nacional demostró que su estrategia para ganar los partidos se basaba en la motivación y en el uso de su carrera como ejemplo de superación, y finalmente en Pumas se diluyó la ilusión de que como director técnico iba repetir su historia llena de éxitos como jugador, terminó por irse por la puerta trasera, con el equipo en lo más bajo de la tabla del descenso, mientras le llovían vasos de cerveza y era abucheado por la misma afición que hoy lo pide como si fuera el salvador para la crisis de Pumas. Prediciendo las siguientes jornadas y el reciente apoyo al Torres Servín, todo parece indicar que la única forma que éste deje su cargo será con una derrota ante el América, si se pierde dicho encuentro y el técnico de Pumas se mantiene entonces no es muy probable que el cambio en el banquillo sea este torneo.